La putrefacción de lo que somos llega, increíblemente llega.